Con este titular no queremos ser tremendistas ni mucho menos pero sí es cierto que lo que estamos haciendo en este preciso instante no es otra cosa que dejar bien a las claras la realidad que se está viviendo en el conjunto azulgrana. Y es que tras el empate que cosecharon en su propio campo con el Real Madrid parece que tanto cuerpo técnico como los propios jugadores han dicho basta. Son muchos los aspectos que tienen que mejorar y que vamos a pasar a analizar a partir de estas líneas para todos y cada uno de vosotros.

El primer problema que tiene el Barcelona es que la defensa no se encuentra en su mejor momento de forma. Cierto es que Piqué y Mascherano son dos centrales de una gran categoría pero es evidente que no están atravesando por su mejor época. No solo no son del todo precisos con el balón sino que en jugadas a balón parado o por alto no están siendo todo lo expeditivos que le haría falta a la retaguardia culé. Si a esto le sumas algún momento de mala suerte por parte del portero, el caldo de cultivo está servido.

A partir de aquí tenemos que hablar del medio campo. Es cierto que hace unos años Busquets era indiscutible en ese puesto. Sin embargo, ahora no solo no es así sino que se ve que tiene problemas tanto para crear juego a partir de los centrales como a la hora de recuperar balones. Además, las continuas lesiones de Iniesta y la falta de constancia de Rakitic hacen que el juego no sea todo lo fluido que necesitan los tres jugadores de la parte más adelantada del equipo catalán.

Pero precisamente nos tenemos que referir a ellos en estos momentos. Por un lado ninguno de los tres se encuentra en su momento más acertado de cara al gol. De hecho, y a pesar de que tienen un gran registro goleador, hay que admitir que a día de hoy no son todo lo letales que eran en otros tiempos. A ello hay que añadir la falta de constancia de Neymar y de Suárez y de las inoportunas lesiones de Messi, las cuales, han creado más de un problema dentro del juego ofensivo blaugrana.

De todos modos sea como fuere desde el cuerpo técnico se asegura que se han detectado los problemas y que están ya manos a la obra para solucionarlos.