Muchos pacientes están conscientes de que las coronas dentales son una alternativa grandiosa para proteger y reconstruir los dientes con fisuras, roturas y desgaste notable en la superficie, sin embargo, lo que muchos no saben es que no todas las coronas son iguales y que, antes de decantarse por un tipo en particular, es muy importante conocer las características que las distinguen. Hay que tener en cuenta que, de esta manera, es posible determinar si vale pagar lo que valen.

Los materiales de toda la vida

Las coronas dentales que los dentistas aplicaron durante décadas en el pasado eran, básicamente, pequeños casquillos metálicos que abrazaban el contorno las piezas afectadas. Con el tiempo, el método de diseño, construcción y aplicación mejoró, permitiendo que los pacientes contarán con fundas que cubrían las piezas por completo. En breve, las fundas de mental se pudieron recubrir de compuestos que imitan la apariencia del esmalte natural. Fue cuando la resina y la cerámica hicieron su entrada en la jugada. Hasta este momento, sin embargo, había un detalle que seguía sin modernizarse. Se trataba del núcleo que seguía construyéndose en metales como el acero inoxidable, el aluminio y el titanio.

Pero ¿Qué hay de malo en ellos?

Luego de la aplicación las coronas se adaptan, con el paso de las semanas, a la base de encías. En este proceso, la mucosa se retrae ligeramente para favorecer el encaje adecuado. Llegado este momento, el extremo de metal desnudo puede terminar asomando, por lo que las coronas se ponen en evidencia aun cuando sus superficies estén recubiertas de resina o porcelana. Si el paciente es particularmente sensible al contacto con el metal, la encía puede retraerse en exceso y desarrollar una antiestética coloración negra-violácea que afecta la apariencia de la sonrisa.

El valor de los materiales de nueva generación

Las nuevas coronas son más costosas que las tradicionales, pero esto se debe a que cuentan con un núcleo fabricado en materiales de vanguardia como el zirconio, que posee un color blanco traslúcido que luce natural inclusive cuando la encía se retrae levemente para favorecer el ajuste de la corona. Además, como no desatan crisis de hipersensibilidad por contacto, son cómodas y evitan que la encía se oscurezca y retraiga de más.

El momento justo es ahora

En la Clínica Muller en Valencia encontrarás especialistas certificados en el diseño y la aplicación de coronas dentales de zirconio que te atenderán con esmero a un precio justo. De este modo, podrásacceder a las técnicas más modernas y alosmateriales más indicados para la reconstrucción dental, sin que el dinero se interponga. Programa una consulta y haz comparaciones, que el zirconio aplicado por auténticos expertos, realmente vale lo que cuesta.

Imagen cortesía de https://cdn.pixabay.com/. Todos los derechos reservados.