Las palabras son letras vivas que pueden expresar una gran cantidad de ideas, y aunque hay frases muy explícitas no es de extrañar que nos encontremos con otras tantas que sean interpretadas de varias maneras. Algunas versiones pueden ser positivas, pero hay que tener mucho cuidado con la lectura que se les dé y más aún con la actitud que se adopte al respecto.

Por ejemplo el refrán “el que adelante no mira, atrás se queda”, puede transmitir un mensaje positivo de no quedarse anclado en el pasado y aceptar en buena lid lo que nos ofrece el presente y los nuevos retos que nos vislumbra el futuro. No obstante, echar la mirada al pasado no está divorciado con este consejo, es decir, una cosa no es excluyente de la otra, porque también es oportuno mirar las experiencias que hemos vivido, nuestros recuerdos y que más bien se conviertan en propulsores para alcanzar más objetivos.

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, otro caso que hay que darle una justa medida, pues si bien nos induce a confiar en lo que ya conocemos y no nos dejemos ilusionar por nuevas cosas desconocidas, porque la apuesta nos puede resultar negativa, tampoco nos debe convertir en personas conformistas que tengan siempre temor a salirse de una “zona de confort”, a veces es correcto asumir riesgos, aunque nunca está demás adoptar todas las precauciones posibles.

“En martes ni te cases, ni te embarques”, más que una superstición en la que considera a ese día como azaroso, vamos a asumir este refrán como un consejo, con el objeto de explicar que está bien escuchar las recomendaciones que nos den los demás, pero eso no significa que condicionemos nuestra vida por la creencia u opinión de otros, especialmente si no estamos convencidos de eso. Cada quien debe tener su propio criterio.

Y hablando de no tomarse de manera literal los refranes traemos a colación “acuéstate sin cena, y amanecerás sin deuda”, evidentemente esto no quiere decir que pongamos en riesgo nuestra nutrición, sino que el mensaje está dirigido a que a veces es necesario hacer algún sacrificio para salir de deudas y, hasta quizá, evitarlas, pues si nos damos todos los placeres será muy probable que en cualquier momento nos demos cuenta de lo que hemos despilfarrado y las consecuencias de ello.

Ante una duda acerca de la interpretación que tienen los refranes, no dejes de consultar la web refranesysusignificado.